¿Por qué mi perro babea mucho?

babeo perro mucho

¿Por qué babea tanto mi perro?

Ciertamente la salivación de los perros es algo completamente natural, de hecho, es una de sus características principales. Algunas razas salivan mucho más que otras, lo que se debe en gran parte a la fisionomía particular de cada perro. Por esta razón, en la mayoría de circunstancias, la salivación no representa un problema.

Después de lo anterior, lo mejor es tener en cuenta las razones por las cuales un perro babea. Lo primero de lo que hablaremos es de aquellas condiciones normales que causan salivación en los perros. Ante esto, analiza lo comentado a continuación.

El perro babea cuando corre

Que tu perro babee cuando comienza a ejercitarse o al tener una actividad física considerable es algo normal. No te preocupes, en la mayoría de casos la salivación se presenta porque el canino está emocionado. En cualquier caso, debes tener muy presente que la deshidratación también es un causante de babeo o de que tu perro mueva la lengua.

Ante esto, analiza si tu perro está exhausto o presenta jadeo, de ser así lo mejor es que le ofrezcas agua. Si el perro comienza a beber el líquido, lo más probable es que tenga sed. Ciertamente esto es algo básico que debes tener en cuenta cuando saques a pasear a tu perro.

El perro tiene hambre

Otra causa de salivación en los caninos y de hecho en muchas otras especies es el hambre. A su vez, el deseo de comer es un causante de salivación, por esta razón, es común que un perro comience a salivar si ve comida.

No te preocupes, es una condición normal, tan sólo debes estar al pendiente de que el perro coma constantemente. Por esta razón, establece horarios específicos para su alimentación.

¿Cuándo preocuparse por la salivación de los perros?

Ptialismo o sialorrea se refiere a aquella condición en la cual un perro comienza salivar de manera excesiva. Debes tener muy en cuenta, que esto se refiere a una situación en la que la salivación es anormal. Considerando lo anterior, es necesario hacer la distinción entre salivación normal y excesiva.

La sialorrea en el perro responde específicamente a una condición médica que puede tener diversos motivos. Por ejemplo, se ha determinado que ciertas lesiones en el sistema nervioso del canino, causan este problema . A su vez, enfermedades en el sistema estomacal y la faringe también son causantes de salivación excesiva.

En el caso de que considere que su perro tiene problemas de salivación anormal, es necesario tener en cuenta algunas cosas. Por esto, analiza los siguientes síntomas para determinar si la salivación se debe a un problema mayor.

Síntomas para analizar

Cambios de conducta al alimentarse: si nota que su perro se rehúsa a comer ciertos alimentos, puede deberse a un problema importante. Un ejemplo claro pasa cuando el perro no come alimentos duros o deja de verlos con interés. Lo anterior, puede deberse a una lesión y también puede ser la razón de la salivación anormal.

Pérdida de apetito: igual que lo señalado antes, la pérdida de apetito es una señal de alarma si se ve acompañada de una salivación excesiva. De ser esta la situación, el canino puede estar padeciendo algún problema intestinal, estomacal o algún tipo de lesión.

Vómitos: en ciertas circunstancias el vómito puede ser normal, pero es una condición que debe presentarse en casos demasiado aislados. En otras palabras, un perro muy rara vez vomita. Por esta razón, si denota que su mascota vomita con constancia o después de alimentarse y de paso tiene salivación excesiva, lo mejor sería llevarlo con un veterinario.

Dificultades para comer: si denota dificultades al momento de comer en su perro junto a salivación anormal, llévelo al veterinario. Ciertamente estas dos condiciones pueden producirse por algún problema mayor.

Conductas de alarma

También recomendamos analizar ciertas conductas que deberías considerar como anormales. En otras palabras, si ve algunas de las siguientes manifestaciones, lo mejor sería llevar a su perro con un veterinario.

El perro babea y tiembla:

Los temblores junto a una salivación excesiva pueden ser señal de intoxicaciones y de otros problemas. De ver esta conducta, también evalúa si se presentan síntomas como fiebre, vómitos, diarrea, arritmia o dificultades para respirar, etc.

El perro babea y gime o llora:

En la mayoría de casos los perros no se quejan con facilidad, por lo cual escuchar quejidos constantes es una señal de alarma. Si tu perro gime o llora y además hay babeo excesivo, pueden ser varias las causas. 

Posiblemente tu mascota ingirió algún elemento corto punzante, como puede ser una aguja, vidrio u otro objeto. Tal cual señalamos antes, pueden presentarse dificultades al comer, de ser así lleva a tu perro inmediatamente al veterinario.

El perro babea espuma:

Que un perro babee espuma no es una buena señal, puede deberse a patologías como la gastritis, problemas cardíacos o incluso la rabia. Todos estas son condiciones de cuidado y por ende la opinión de un experto es completamente necesaria.

Si observas fiebre, sensibilidad a la luz, vómitos, convulsiones y nervios a nivel general, puede que el perro tenga rabia. Esta condición suele ser mortal en los perros y además es capaz de transmitir el virus a los humanos por mordeduras o rasguños, por esto, si ves espuma lo primero que debes hacer es visitar al veterinario.

La saliva o el hocico del perro tiene mal olor:

Si además de salivación excesiva ves que tu perro expele un mal olor de su boca, pueden ser varios los causantes. En cualquier caso, la mayoría de veces se refiere a agentes infecciosos, lo cual puede ser causa de infecciones producto de alimentos o lesiones en el animal.

Algunos de los causantes de malos olores, pueden ser condiciones como la gingivitis, tumores, algún objeto punzocortante atascado en su boca u otros tipos de lesiones. Sin importar la causa, lo mejor es que lleves a tu perro al veterinario.

Causantes de salivación excesiva canina

Como señalamos antes, la salivación es normal en los perros, pero si se presenta de modo excesivo y constante, puede representar problemas. Ante esto, mencionaremos algunos de los problemas de salud que pueden causar salivación excesiva.

  • Tumores.
  • Gingivitis.
  • Enfermedades renales.
  • Intoxicación por alimentos.
  • Diversas enfermedades bucales.
  • Presencia de cuerpos en la zona bucal (agujas, astillas).
  • Esofagitis.
  • Úlceras gástricas.
  • Diversos trastornos del metabolismo y trastornos neurológicos (como la rabia, tétanos o botulismo).
  • Ingesta de alguna droga o toxina.

Los anteriores son algunos de los causantes de salivación excesiva que debemos tener en cuenta como severos o peligrosos. Como verás, algunos de ellos representan un problema menor, mientras que otros pueden afectar la vida del perro. Lo cierto, es que lo mejor es llevarlo con un veterinario si crees que tu perro puede tener alguno de estos problemas.

Otros artículos relacionados con la salud canina:

POR:

MDV. MATEO CANEPA HERNÁNDEZ

Ir arriba
error: CONTENIDO © PROTEGIDO CON DERECHOS DE AUTOR