Diabetes canina: Síntomas, exámenes, insulina y dieta.

diabetes canina

La diabetes en los perros es una enfermedad de cuidado y bastante frecuente, que requiere un manejo adecuado de la terapia y de la alimentación. En este artículo se expondrá todo lo que debes saber sobre la diabetes canina. (Actualizado)

Es frecuente que las personas en un comienzo no sepan porque su perro se comporta extra√Īamente, que han visto que bebe agua de cualquier parte y todo el tiempo, que se volvi√≥ a orinar dentro de la casa, como cuando era un cachorro. Muchas veces estos s√≠ntomas o signos cl√≠nicos, tienen que ver con la diabetes en el perro.

¬ŅQu√© es la diabetes canina?

La diabetes es una enfermedad metab√≥lica endocrina, asociada a una deficiencia o falta de producci√≥n de insulina por parte del p√°ncreas.¬† La insulina es una hormona que regula el metabolismo de los carbohidratos. Si esta falta, se produce una anormalidad en el volumen plasm√°tico de la glucosa, por lo tanto el perro ya no es capaz de regular la concentraci√≥n de az√ļcar en la sangre.

La insulina es producida por las células del páncreas (células beta) y hasta hace poco se pensaba que la causa principal de la diabetes estaba asociada a una reducción en su función. En la actualidad se sabe que hay muchas causas y que también existe una importante predisposición genética y racial que hay que tener en consideración.

Razas con mayor prevalencia de diabetes

Las siguientes razas parecen ser las más predispuestas, lo que no significa que siempre van a sufrir de diabetes. Esto porque junto al factor genético debe existir probablemente un factor desencadenante, que en conjunto provocan la aparición de la enfermedad.

  • Tibetan terrier
  • Border terrier
  • Yorkshire terrier
  • Cairn terrier
  • English Setter
  • Samoyedo
  • Keeshond
  • Caniche Enano

Razas con menor prevalencia de diabetes

Son razas que estadísticamente presentan menos casos de diabetes.

  • B√≥xer
  • Pastor Alem√°n
  • Golden Retriever

Causa de la diabetes mellitus en el perro

Tipos de diabetes canina:

  • diabetes tipo 1;
  • diabetes de tipo 2;
  • diabetes inducida por progesterona;
  • por medicamentos.

Lo que afecta con más frecuencia al perro es la diabetes de tipo I, también llamada insulinodependiente, en la que las células beta se destruyen y la insulina está casi totalmente ausente. Una de las posibles causas en esta forma de diabetes parece involucrar al sistema inmunológico, que ya no reconocería las células beta del páncreas y las destruye.

La pancreatitis también puede inducir la enfermedad.

La diabetes de tipo II afecta principalmente a los humanos y los gatos y est√° asociada con la obesidad. En esta situaci√≥n hay insulina, pero el cuerpo no es receptivo a su efecto, o la hormona se excreta en cantidades m√°s peque√Īas. En el perro es menos frecuente.

La diabetes inducida por progesterona es t√≠pica de la perra y es la √ļnica forma que puede mejorar sola y no requerir tratamiento de insulina, siempre que se reconozca a tiempo y la hembra sea esterilizada. La progesterona es una hormona que provoca resistencia a la insulina, es decir, la perra tiene una menor sensibilidad al efecto de la insulina para reducir la glucosa en su sangre.

Las perras pueden, incluso temporalmente, desarrollar hiperglucemia durante el celo y luego volver a la normalidad al final del celo. Sin embargo, la manifestación de hiperglucemia se repetirá en todos los ciclos posteriores de la perra, y cada vez irá empeorando, llegando finalmente a la destrucción total de las células beta y por consiguiente a la diabetes irreversible y su sintomatología. Por lo tanto, es una indicación terapéutica importante el esterilizar a las perras con diabetes temporal o permanente.

Medicamentos o f√°rmacos que pueden causar resistencia a la insulina: los corticosteroides o corticoides (cortisona), por ejemplo, cuando se administran durante per√≠odos largos, estimulan la producci√≥n de glucosa a partir de las grasas del cuerpo, lo que aumenta el az√ļcar en la sangre.

Una enfermedad metabólica como el síndrome de Cushing es un factor altamente predisponente.

¬ŅCu√°les son los s√≠ntomas de la diabetes en el perro?

Los síntomas de la diabetes canina son:

  • Poliuria (aumento de la producci√≥n de orina)
  • Polidipsia (aumento de la sed)
  • Polifagia (aumento del hambre)
  • P√©rdida de peso.

En los perros diabéticos hay una producción reducida o ausente de insulina. Como ya se dijo, la que más afecta a los perros es la diabetes tipo 1, donde ocurre una destrucción las células que producen la insulina en el páncreas. (beta)

Esto significa que los az√ļcares ingeridos no pueden ser utilizados y almacenados en forma de energ√≠a o grasa, sino que permanecen constantemente en el flujo sangu√≠neo. Por lo tanto, el valor del az√ļcar en la sangre ( glucemia) siempre ser√° alto, incluso en ayunas, cuando deber√≠a ser bajo.

Hay que tener en cuenta que el perro diab√©tico no puede utilizar los az√ļcares como fuente de energ√≠a y que, por lo tanto, el organismo reacciona destruyendo mucha m√°s grasa de la que necesita, lo que da lugar al adelgazamiento. En los casos m√°s graves el perro comienza a consumir el tejido muscular tambi√©n. Esta es la raz√≥n de¬† la p√©rdida de peso del perro diab√©tico.

El aumento de la producci√≥n de orina y su posterior micci√≥n (Poliuria) se debe a la mayor concentraci√≥n de az√ļcar en sangre, entonces el ri√Ī√≥n intentan eliminar azucar para bajar su concentraci√≥n por la orina, todo esto provoca otro s√≠ntoma de la diabetes canina, la polidipsia, es decir aumenta la sed del perro, porque est√° orinando m√°s.

Como el perro no asimila los az√ļcares, no entran a la celular y se quedan en sangre, empieza el consumo de grasa y prote√≠nas, pero se mantiene la sensaci√≥n de hambre (Polifag√≠a)

Los perros m√°s frecuentemente afectados por esta enfermedad son los adultos de entre 5 y 15 a√Īos de edad, y en un rango m√°s acotado de los casos entre los 7 a 9 a√Īos.

A medida que la diabetes canina progresa aparecen síntomas más graves y evidentes como:

  • V√≥mito
  • Decaimiento severa
  • Diarrea
  • Anorexia

Diagnóstico de la diabetes mellitus en el perro:

Para realizar un diagnóstico de diabetes es necesario, además de la observación habitual de los síntomas y el historial del perro, una serie de exámenes y pruebas de laboratorio para un diagnóstico definitivo.

Además, es esencial hacer ecografías para descartar la presencia de enfermedades como tumores, Cushing, pancreatitis, infecciones bacterianas, neoplasias y otras).

1¬į An√°lisis de sangre:

  • Aumento de la glucemia debe ser persistente incluso en ayunas (nivel de az√ļcar en la sangre).
  • El valor de la fructosamina: son mol√©culas que se forman y aumentan cuando el nivel de az√ļcar en la sangre es siempre est√° demasiado alto. Por lo tanto, su aumento indica la concentraci√≥n media de glucemia en las √ļltimas 2-3 semanas. Esta tambi√©n es importante para evaluar como est√° funcionando la terapia.
  • Perfil bioqu√≠mico y recuento sangu√≠neo (Hemograma):  Para ver el  estado general de salud del perro, ahora s√≠ ning√ļn sistema ha sido afectado podr√≠a parecer normal.  Se puede encontrar un aumento de colesterol en la sangre por el excesivo consumo de las grasas corporales, esto por falta del uso del az√ļcar.  

Hay que saber que cuando se toma una muestra de sangre para ver el nivel de az√ļcar, se debe hacer la prueba o evaluaci√≥n r√°pidamente, porque los gl√≥bulos rojos consumen el az√ļcar. Si no se puede realizar en 

Por el contrario, el examen de la orina debe poner de manifiesto un aumento de la concentraci√≥n de az√ļcares (glucosuria) y de prote√≠nas (proteinuria), junto con otros par√°metros.

Es muy importante el examen bacteriol√≥gico de la orina, realizado mediante una cistocentesis (t√©cnica que toma la orina directamente de la vejiga al puncionar esta √ļltima), ya que permitir√≠a detectar la presencia de bacterias que podr√≠an ser la causa de la alteraci√≥n de los par√°metros.

¬ŅCu√°l es el tratamiento del perro con diabetes?

Una vez que se ha establecido que el perro es diab√©tico y se ha comprobado la ausencia de otras enfermedades predisponentes, es esencial tratarlo con un protocolo terap√©utico riguroso y preciso. En este sentido la colaboraci√≥n con el due√Īo es primordial.

La terapia de la diabetes en los perros tiene tres puntos fundamentales:

  • La alimentaci√≥n: ¬ŅQu√© comida darle?, ¬Ņcu√°ndo alimentarlo? y ¬ŅQu√© cantidad de pienso? ¬ŅEjercicio despu√©s de comer?
  • Terapia farmacol√≥gica: ¬ŅC√≥mo y cu√°ndo administrar los medicamentos?
  • Control de enfermedades y complicaciones:  Cetoacidosis e hipoglucemia, cataratas e infecciones del tracto urinario.

En el caso de las perras enteras es esencial llevar a cabo la esterilización lo antes posible, y si se administran medicamentos que aumentan la resistencia a la insulina (cortisona), estos se deben suspender.

El tratamiento de la diabetes tiene como objetivo principal reducir la glucosa en la sangre del perro a un rango de 90 a 250 mg/dl [2,3]. El rango fisiológico de la glucemia en los perros va de 60 a 130 mg/dl. Si se logran estos rangos con la terapia, el perro diabético vivirá tanto como un perro sano.

El objetivo adicional es la remisión de la sintomatología. Todo esto se logra a través de la administración de insulina, una dieta para diabéticos y un nivel de ejercicios adecuado.

La terapia con insulina puede no es necesaria si la diabetes es transitoria, por ejemplo cuando hay hiperglucemia inducida por la progesterona, al ser administrada como medicación o por el celo, o para el tratamiento con glucocorticoides (cortisona) o en los casos en que los síntomas no son evidentes y el aumento de la glucosa en la sangre no es constante, o no aparece la glucosuria (glucosa en la orina).

En estos casos, la esterilización de la perra y/o el cambio de la dieta pueden ser suficientes como tratamiento.

Si los controles posteriores que muestran la persistencia de la hiperglucemia o la aparición de síntomas propios de la diabetes, se deberá continuar con la terapia y la administración de insulina.

¬ŅC√≥mo se almacena y administra la insulina en los perros?

La terapia farmacol√≥gica para la diabetes consiste en la administraci√≥n de insulina, que puede hacerse en dos dosis o en una sola, seg√ļn el caso. 

En el caso de la administración en dos dosis se debe hacer de la siguiente forma:

  • En las comidas. (inmediatamente despu√©s o durante)
  • Dos veces al d√≠a, con 12 horas de diferencia, es decir en la ma√Īana y tarde.
  • Siempre a las mismas horas.
  • Tratar en lo posible que las dosis sean iguales.

En caso de administraci√≥n √ļnica de insulina, esta se debe entregar junto con la comida principal que consistir√° en 2/3 de la raci√≥n, el resto de la comida se dar√° en el momento en que haya probablemente la menor concentraci√≥n de glucosa en la sangre (unas 6/8 horas m√°s tarde).

Hay diferentes tipos de insulina que tienen diferentes características y dosis. Lo que recomiendo es una insulina de acción lenta, de uso veterinario, de origen porcino (que tiene las mismas características que la canina).

La insulina, en un frasco, debe ser almacenada en el refrigerador y nunca congelada (se desactiva). El frasco debe mantenerse en posición vertical y antes de ser preparado se debe agitar suavemente.

Las jeringas subcutáneas especiales (de insulina) pueden ser reemplazadas por plumas o bolígrafos de insulina, que facilitan la maniobra de inyección.

Video instructivo para la administración de insulina

La dosis de insulina es indicada por su m√©dico veterinario y var√≠a seg√ļn el tipo de medicamento utilizado. El veterinario adaptar√° la dosis al perro y esto se puede hacer a trav√©s del control de la glucosa en la sangre.

La curva glucémica para determinar la dosis correcta de insulina

También llamada curva glucémica o prueba de tolerancia a la glucosa. El propósito del tratamiento con insulina es evitar las fluctuaciones marcadas de la glucosa en sangre.

No es tan fácil de determinar la dosis correcta, ya que cada perro reacciona de manera diferente a la administración de la insulina y, por lo tanto, debe mantenerse bajo control, especialmente en las primeras etapas del tratamiento para determinar correctamente el cuándo y cuánto.

No se puede empezar con una dosis alta de insulina ya que podría reducir demasiado la glucosa en sangre, estado conocido como hipoglucemia. Por esto es que hay que comenzar con una dosis baja y se irá revisando el comportamiento de la glucosa en sangre.

Para ello, se deben tomar peque√Īas muestras de sangre capilar (unas pocas gotas) para su an√°lisis mediante un dispositivo, el medidor de glucosa, que lee directamente la cantidad de glucosa y la muestra en una pantalla.

medidor de glucosa en sangre

Al principio de la terapia se debe evaluar la glucosa en sangre cada 2 horas, hasta 4-6 veces.

Esto le permitir√° evaluar los cambios en el valor de la glucosa en la sangre, hasta que vea cu√°ndo y con cu√°nto se alcanzar√° el valor m√°s bajo.  Esto es conocido como el nadir de glucosa, que es la concentraci√≥n de glucosa m√°s baja, lograda en el per√≠odo de 24 horas.

Entonces se van distanciando los controles y se llega a  determinar la dosis correcta.

A menudo esta fase se realiza directamente en la cl√≠nica veterinaria para llevar a cabo la dosificaci√≥n de manera rigurosa y correcta, pero tambi√©n puede ser realizada por el propietario sin tener que hospitalizar al perro, porque en algunos casos,  la glicemia podr√≠a ser distorsionada por el estr√©s asociado a un entorno desconocido para √©l.

Una vez que haya determinado la cantidad correcta de la insulina a administrar, todavía tendrá que controlar el valor a intervalos regulares que el veterinario determinará.

Para ello se debe tener un registro donde se puedan anotar los valores de glucemia, la hora de la comida, la evaluación de la orina y todo lo que se necesite o indique el veterinario.

También son importantes el valor de los cuerpos de glucosa y cetona (desechos). Ellos son fundamentales para la evaluación de los resultados de la terapia.

Para la lectura de estos par√°metros, hay algunas tiras muy f√°ciles de usar.

tiras reactivas cetonas
ttiras
cetonas diabetes

A través de estos datos, el veterinario podrá dibujar una curva para evaluar las fluctuaciones mínimas y máximas de la glucosa en sangre.

Sobre la base de esto se logra comprender la dosis exacta requerida y el intervalo de administración de la droga.

La sensibilidad a la insulina puede variar con el tiempo. Esto puede deberse a:

  • Cambios en el peso del animal
  • Mala administraci√≥n
  • Variaci√≥n en el ejercicio
  • Otras enfermedades.

Es importante destacar que la insulina es hipogluc√©mica. Si se da en exceso puede causar graves da√Īos. Nunca haga lo siguiente:

  • Nunca cambie la dosis sin consultar a su m√©dico.
  • Si no est√° seguro de haber administrado el medicamento correctamente, es mejor NO repetir la dosis.

Comida y dieta del perro diabético

Un perro diab√©tico que no tenga otras patolog√≠as en curso (problemas renales, pancreatitis, dismetabolismo) debe ser alimentado con una dieta que minimice el aumento de la glucosa en la sangre postprandial. En esto influyen los az√ļcares simples, que por lo tanto no deben darse en su alimentaci√≥n.

Adem√°s, hay que ser estricto en la administraci√≥n de s√≥lo dos comidas, evitando entregar cualquier tipo de premio o golosina por muy peque√Īo que sea entre las comidas.

La dieta debe contener la cantidad correcta de prote√≠nas de alta calidad, preferiblemente de origen animal en lugar de cereales, junto con fibras solubles e insolubles (cebada, avena, centeno, legumbres) que forman una especie de gel a nivel intestinal que absorbe los az√ļcares e impide que sea absorbidas a nivel intestinal. Sin embargo, la cantidad de fibra debe ser evaluada de sujeto a sujeto ya que a menudo inflama el intestino.

El arroz, el trigo, el maíz y las patatas deben reducirse o eliminarse por tener un mayor índice glucémico.

La alimentaci√≥n se evaluar√° de forma diferente si el perro est√° por debajo o por encima del peso. En el primer caso, debe darse prioridad al aumento de la masa muscular, que debe vigilarse y evaluarse durante los diversos controles programados. Las grasas tendr√°n que estar presentes de todos modos, sirven para el metabolismo y son una fuente de energ√≠a que mantiene la glucemia constante y baja (el √ļnico alimento con esta caracter√≠stica).

Una buena integración de los omega 3 también tendrá efectos beneficiosos para el organismo, ya que tienen un fuerte poder antiinflamatorio. Estos están presentes en los peces azules o el salmón. También están disponibles en forma de suplementos dietéticos específicos.

Complicaciones y emergencias en el perro diabético.

Desafortunadamente, la vida de un perro con diabetes est√° expuesta a complicaciones y situaciones graves, como son:

  • hipoglucemia,
  • cetoacidosis diab√©tica.

Hipoglucemia

La hipoglucemia es la disminuci√≥n dr√°stica y marcada de los niveles de az√ļcar en la sangre y que si cae por debajo del valor fisiol√≥gico de 60 mg/dl  puede dar problemas serios.

¬ŅQu√© puede causar la hipoglucemia?

  • Dosis excesiva de insulina.
  • Dosis correcta de insulina sin la ingesta de alimentos o porque vomit√≥, por ejemplo.
  • Ejercicio excesivo del perro o la sobreexcitaci√≥n.
  • Disminuci√≥n de la necesidad de insulina sin ser monitoreada adecuadamente.

Los síntomas de la hipoglucemia son:

  • Agitaci√≥n inicial.
  • Letargia.
  • Coma.
  • Temblores. (similares a los de la epilepsia)
  • Escalofr√≠os.
  • Cambios conductuales.

Cuando ocurre esto hay que darle az√ļcar al perro. Si est√° alerta y puede comer por s√≠ mismo, debe ser alimentado de inmediato.

En caso de que no pueda tragar, haga una papilla de agua y az√ļcar y p√≥ngala con una jeringa debajo de la lengua o cerca de la enc√≠a. Tambi√©n puede usar miel o mermelada. Tan pronto como el perro se recupere, hay que darle su comida normal y mantenerlo en observaci√≥n, notificando al veterinario de lo sucedido.

Cetoacidosis diabética

Es una situación en la que el cuerpo, que ha estado sin una fuente de energía como es la glucosa durante demasiado tiempo, debido a la ausencia de insulina o por la disminución de la sensibilidad a la hormona, comienza a consumir grasa para recuperar energía.

√Čstas producen sustancias t√≥xicas, llamadas cetonas, que son eliminadas por la orina y que se pueden identificar√°n con las tiras reactivas, pero que al circular en la sangre, causan s√≠ntomas como:

  • Anorexia,
  • N√°useas (v√≥mitos),
  • Letargia y decaimiento.

Es una emergencia veterinaria y el perro necesita ser hospitalizado. Esta cetoacidosis es m√°s frecuente en perros obesos, donde la resistencia a la insulina es m√°s pronunciada.

Como siempre es recomendable que lleve a su perro al veterinario al menos una vez al a√Īo. De esa forma se puede realizar un examen cl√≠nico preventivo.

Otros artículos relacionados con la salud canina:

POR:
MDV. BRUNO CANEPA

Ir arriba
error: CONTENIDO © PROTEGIDO CON DERECHOS DE AUTOR