Repelentes efectivos que SI funcionan

repelente para perros y gatos

Llamamos repelente a cualquier elemento que sea capaz de ahuyentar animales o insectos, por lo que el término es comúnmente usado para organismos vivos caracterizados como ‘plaga’. Aun así, lo anterior no quiere decir que no exista manera de repeler a un perro o un gato.

No te preocupes, los repelentes de los que hablaremos hoy son completamente inofensivos para las mascotas. De hecho, toda la información que mencionaremos a continuación busca ser una base para que sepas lo que debes hacer si deseas ahuyentar un perro para que no defequen en un lugar determinado o un gato no orine sobre el sofá.

A continuación, hablaremos directamente sobre cómo repeler a los perros y gatos, pero debes saber que el propósito de esto varía de caso a caso. Por ejemplo, conviene repeler a los perros ajenos con el propósito de que no invadan nuestra propiedad o causen daños.

A su vez, los repelentes pueden ayudar a que tu mascota se aleje de lugares en los que no quieres que esté. Lo anterior es algo muy útil si tu mascota orina o defeca en espacios inapropiados, ya que con un repelente puedes evitar esto, pero de todo ello hablaremos a continuación.

¿Por qué usar un repelente para perros y gatos?

Como señalábamos, son diversas las razones por las cuales usar un repelente de mascota se hace necesario, una de ellas es para ahuyentar perros o gatos que no son tuyos. También existe la posibilidad de que quieras ahuyentar a tu propia mascota, para alejarla de un peligro o directamente evitar que haga daños.

Por otra parte, es muy común que se empleen repelentes para evitar que el gato o el perro orinen en lugares inapropiados. Por ello, si tu mascota orina en tu cama, muebles u otros lugares, puedes emplear un repelente con el propósito de que el animal se aleje y evitar la molestia de tener que limpiar.

repelente efectivo para gatos

Ciertamente se habla mucho de distintos repelentes para las mascotas, pero consideramos que lo mejor es usar elementos naturales. Usar elementos naturales para hacer un repelente, es lo más sano para proteger la salud del animal, por lo que lo consideramos el único camino a seguir.

Cuidado con los productos sintéticos

Mucho se habla de ciertos repelentes, como es el caso de cloro o la creolina, que, si bien pueden cumplir para ahuyentar a la mascota, tienen ciertas contraindicaciones. En primer lugar, algunas de estas sustancias pueden ser dañinas para tu perro o gato, por lo que no recomendamos usarlas bajo ningún motivo.

Por otra parte, el uso de cloro/creolina suele tener un efecto momentáneo y desaparecer luego de unas cuantas horas. Razón por la cual no es la opción recomendada si quieres ahorrarte algo de dinero. A su vez, recuerda lo que comentábamos en relación a la salud del animal, así que lo mejor es ir por los componentes naturales.

Los productos que nunca debe usar

En relación al punto anterior, es justo señalar que gran parte de los comentarios comunes suelen estar alejados de la realidad. Por ejemplo, se dice que el azufre o la naftalina pueden ser repelentes muy eficientes, pero esto no es así. De hecho, ambos compuestos son muy dañinos para los perros y gatos, por lo que debes evitarlos a toda costa.

De igual modo, tal cual indicábamos antes, lo mejor es evitar cualquier compuesto químico, por ello también evita el cloro, la creolina y otros componentes que tengan un olor muy fuerte. Como hemos señalado varias veces, es muy importante estar al tanto de la salud de la mascota al usar un repelente.

Repelente para gatos y perros casero

Al momento de usar un repelente para los gatos callejeros o para alejar tu gato o perro de algún lugar peligroso, es importante tener en cuenta la salud del animal. Esto quiere decir, que no debes usar cualquier elemento que podría ser dañino o perjudicial. En cambio, recomendamos usar componentes naturales que pueden alejar a los gatos sin hacerles ningún daño.

Para lo anterior, lo mejor es emplear olores fuertes que desagraden a las mascotas, de esta manera evitarás que se acerquen sin hacerles ningún daño. Pero ¿Cuáles son los olores que desagradan a los gatos y perros? Como te podrás imaginar, los gatos y los perros tienen un olfato muy sensitivo, por lo cual ciertos olores les causan gran molestia.

Receta repelente casero:

Una simple combinación de vinagre, agua y limón será suficiente para alejar a los gatos y perros de manera definitiva. El procedimiento es simple, necesitarás al menos de medio litro de agua, el jugo de dos limones y medio litro de vinagre. Simplemente vierte la mezcla que mencionamos en la licuadora y ponla en el lugar donde quieras repeler a los gatos y perros.

receta repelente casero

También existe la posibilidad de rociar la mezcla, pero no es algo que recomendamos del todo, ya que podría generar manchas. Si quieres aplicar este método, ten cuidado de no hacerlo sobre una superficie que se pueda ver afectada por los ácidos presentes en los cítricos.

El único inconveniente de este repelente, es que el olor puede ser un tanto fuerte para las personas. En todo caso, dejarás de percibir el olor tras el paso de unas cuantas horas, por otro lado, los gatos y los perros al ser mucho más sensitivos no podrán ni acercarse al recipiente por unos cuantos días.

Repelente para gatos usando aceites

Existe otra alternativa que podemos emplear para ahuyentar a los gatos, nos referimos al uso de aceites esenciales. Estos aceites suelen tener olores muy llamativos para las personas, siendo de los aromatizantes más empleados.

repelente aceites aromaticos

En todo caso, cuando hablamos de nuestras mascotas, ellas no suelen percibir estos aromas de la misma manera. De hecho, ciertos aceites esenciales son muy molestos para los gatos (y algunos perros). Por la anterior razón el uso de estos aromatizantes, es una buena alternativa a los repelentes.

En este caso, emplearemos aceites de eucalipto y limón o de cualquier otro elemento cítrico. Basta con poner unas 15 gotitas de cada uno en un recipiente con medio litro de agua, mezcla bien y rocía el repelente en los lugares de los que quieras ahuyentar a tu mascota.

Problemas con el marcaje del perro o la orina del gato

Si tu problema es que el perro o el gato miccionan en lugares inapropiados, posiblemente se trata de un problema de educación o algo más. La mayoría de casos un perro sano y educado, orinará en el lugar en el que se le enseña e igual suele pasar con los gatos. Ciertamente lo que comentaremos a continuación es un problema más común en los perros, pero no está de más tenerlo en cuenta sin importar la mascota que tengas.

Falta de entrenamiento y educación

Es importante señalar que tanto gatos como perros pueden ser educados para muchas cosas, entre las que se incluye ir al baño. De hecho, indicarle el lugar donde debe orinar al perro o gato es una de las primeras cosas que debes enseñar tras adquirir una mascota.

Cuando tu mascota no sabe dónde orinar, existen grandes posibilidades de que lo haga en lugares aleatorios. Por esta razón, es importante educar al perro desde una temprana edad, con el propósito de que no orine en lugares indebidos. A su vez, los gatos si bien son mucho más aseados, también requieren de cierto entrenamiento para hacer sus necesidades y por supuesto es indispensable tener una caja de arena o equivalente.

De igual modo, otro punto que puede hacer que el animal orine en un lugar indebido, es el rompimiento de la rutina o una rutina inadecuada. Al igual que nosotros, los perros y gatos requieren de una vida ordenada, donde se alimenten a horas determinadas. De igual modo, recuerda que una rutina adecuada conlleva paseos y actividad física.

Quizás esté marcando territorio

Tanto gatos como perros tienen instintos territoriales que se presentan de muchas maneras. En el caso de los perros, es común que orinen con el propósito de marcar territorio. Con los gatos la historia es similar, un gato que quiere marcar territorio puede llegar a orinar o incluso defecar.

No debes molestarte, es una conducta natural e instintiva del animal. En todo caso, con educación puede evitarse, a su vez no está de más que uses algún repelente natural con el propósito de orientar al perro o el gato y evitar que orinen en cualquier lugar.

Desequilibrio mental

La salud mental no es sólo cuestión de los seres humanos, también los perros y los gatos requieren de un trato saludable y un entorno amigable. Cuando lo anterior falta, las mascotas pueden verse expuestas al estrés y la ansiedad, lo que puede a su vez traer otras consecuencias.

De hecho, es sabido que el estrés en perros es capaz de causar evacuaciones inesperadas. En otras palabras, la mascota podría orinar de manera errática y en lugares inoportunos. Puede pasar en cualquier lugar del hogar, pero es relativamente común que lo hagan en sitios concurridos.

El estrés y la ansiedad pueden deberse a muchos motivos, uno de ellos es la sensación de soledad, que se relaciona a la ansiedad por separación. En resumidas cuentas, la ansiedad por separación se presenta cuando el perro no está acostumbrado a estar sólo. Esto puede hacer que se generen conductas autodestructivas o que el perro haga daños en el hogar. De igual modo, las micciones son algo común en estos casos.

Lo anterior no es tan común en gatos, ya que sobrellevan mucho mejor la soledad, pero ciertamente no se recomienda dejarlos solos por completo. Por otra parte, para solucionar esta condición, se recomienda pasear al animal o jugar con él, a su vez la implantación o mejora de la rutina es algo imprescindible.

Problemas de salud

La responsabilidad al tener una mascota es muy grande, de hecho, no está mal decir que son como hijos de otra especie. La crianza de perros y gatos también conlleva estar al tanto de su salud, por ello, como dueño debes prestar atención a los cambios que puedan presentarse.

Si tu perro o gato comienza a orinar de manera aleatoria y repentina, es posible que un problema de salud sea el causante. Ante esto, se recomienda analizar la conducta del animal y observar detenidamente cambios en la misma.

La mayoría de veces los problemas son notorios, pues el perro presentará cambios en su rutina. En el caso de la orina, lo primero que deberías ver es si el animal tiene dificultades o problemas al orinar. Si notas que lo hace con fuerza o por el contrario, si el perro/gato orina de manera descontrolada, seguramente deberás recurrir a la ayuda de un profesional.

Simplemente analiza la conducta de tu mascota y coméntale directamente a tu veterinario el problema. Muchas veces una simple infección puede ser el causante de la molestia, de ser así la solución suele ser sencilla. En todo caso, en remotas ocasiones puede tratarse de un problema de salud grave, así que no retrases el asunto y visita al veterinario.

Por Mateo Hernández, redactor y editor

Otros artículos interesantes:

Ir arriba
error: CONTENIDO © PROTEGIDO CON DERECHOS DE AUTOR