¿Cómo hacer para que tu perro no te pida comida de la mesa?

perro-pide-comida

Uno de los comportamientos más molestos y consultados por los dueños trata sobre lo difícil que hacer que un perro no pida comida de la mesa. Si queremos que nuestro perro tenga un buen comportamiento, debemos saber que requieren de educación y mucha paciencia.

En relación a esto tenemos uno de los problemas de educación más comunes y que está presente en un gran porcentaje de los caninos.

Un perro pidiendo comida a mitad del almuerzo es una conducta que puede llegar a ser muy molesta si se presenta con relativa constancia, aún más si los comensales son invitados en nuestro hogar. Para todas esas circunstancias en las que nos propongamos comer y estar en tranquilidad, la siguiente información podría ser de gran utilidad para que tu perro no pida comida.

¿Por qué los perros piden comida de la mesa?

Por la naturaleza del perro:

Naturalmente, como la mayoría de los animales, los perros no desaprovechan ninguna oportunidad para alimentarse. Esta conducta está estrechamente relacionada a sus instintos y evolución, siendo una manera de asegurar su subsistencia, preparando a su organismo en caso de escasez de alimentos.

En cualquier caso, en tiempos modernos un perro domesticado no tiene porqué preocuparse por sus alimentos, por lo que este deseo siempre presente de más comida debe ser controlado para evitar causar molestias. Para entender la problemática es entonces necesario conocer los patrones que incentivan esta conducta.

Por último la comida de la mesa, es más variada, con mejor sabor y olor. A diferencia de la pienso o comida seca típica de un perro.

perro-pide-comida-mesa

Por nuestras acciones:

Falta de rigidez
Ciertamente nuestros animales preferidos merecen todo nuestro amor, en cualquier caso esto no significa que debemos dejar de lado nuestra responsabilidad. Si bien nuestros perros están predispuestos a consumir alimentos constantemente, lo cierto es que esto puede controlarse y muchas veces la conducta surge por falta de educación.

Darle alimentos al perro cuando se acerca a la mesa es el primer punto que incentiva la aparición recurrente de la conducta que no queremos. Continuar esta actitud irresponsable podría incluso acrecentar el problema y hacer más difícil cambiar la conducta a futuro.

No alimentar correctamente a tu perro

Otra causa para la aparición de la conducta en perros es no alimentarlo correctamente. Esto no siempre tiene que deberse a falta de cariño, pues muchas veces la ignorancia hace que los dueños no sepan cuanto alimento dar a sus perros, principalmente surgen dudas cuando los perros están en crecimiento.

Los dueños deben tener en consideración que los perros deben comer como mínimo dos veces al día y en el caso de que el perro sea muy activo deberías considerar alimentarlo al menos tres veces. Sumado a esto, debes saber que cada perro tiene necesidades especiales, no puedes alimentar de igual manera a un Chihuahua que a un Gran Danés.

Para alimentar a un perro correctamente es necesario tener en consideración su tamaño y el que debería ser su peso normal. Para conocer a cabalidad la cantidad de alimento que necesita tu perro lo mejor es que recurras a la ayuda de algún experto de la salud animal, él te orientará para que tu mascota esté siempre bien alimentada y nutrida.

Consejos y pautas para evitar que pida comida de la mesa:

Acostúmbralo a una rutina:

Este punto no se relaciona únicamente a la problemática que hoy tratamos, en realidad un perro requiere de una rutina constituida y bien pensada para que la salud física y mental del animal estén en perfecto equilibrio. Crear una rutina integral evitará la aparición de muchas condiciones que afectan la vida del animal y de quienes le rodean.

El asunto es: ¿Cómo creamos una rutina adecuada para nuestro perro?. La respuesta a esta interrogante podría parecer complicada, pero ciertamente no lo es.

En resumidas cuentas lo único que necesitamos integrar en la vida de un perro es:
alimentación a horas establecidas, espacio en el que se mueva libremente, salidas recurrentes y tiempo con el dueño y la familia. Integrando estos aspectos a la vida del animal podrá tener un perro sano y evitar la aparición de condiciones complicadas.

perro comida fresca

Retíralo del comedor:

Una de las medidas más eficientes a la larga para evitar que el perro se acerque al comedor mientras nos alimentamos es justamente alejarlo antes del almuerzo y el resto de comidas. Lo mejor es dejarlo en un espacio cómodo en el que se sienta libre y pueda distraerse, de esta manera evitarás la molestia en el comedor y acostumbraras a tu perro a no interferir.

Lo más probable es que el perro se altere en un comienzo al estar alejado, lo cual puede deberse a la sensación de soledad, pero también es un refuerzo positivo, pues todo perro debe aprender a estar solo para evitar el apego. Es posible también que gruña por otra razón, recuerda que los perros tienen un olfato muy fuerte, por lo que seguramente se percatarán de que la familia está comiendo.

En cualquier caso debes ignorar sus sonidos, de esta manera aprenderá a que ese no es su momento de comer. Con el paso del tiempo el perro dejará de exasperarse y comprenderá de una vez por todas que no debe estar en el comedor mientras la familia o su dueño comen.

Aliméntalo a la misma hora que tu familia:

Otra opción que puede funcionar, pensada principalmente para casos en los que el problema ya esté presente es justamente la de alimentar a tu perro al mismo tiempo en el que te alimentas. Si bien no es lo más recomendable, podría servir de buenas a primeras para evitar este problema.

De cualquier modo lo mejor es alimentar al perro lejos del comedor, en un espacio dedicado únicamente para él en el que esté cómodo. Llevarlo a este espacio y dejar a su disposición la comida, lo ayudará a entender que esa es la porción de alimento que le corresponde.

Lo más probable es que al culminar su comida permanezca renuente, es incluso posible que haga ruidos como aullidos o gruñidos de desaprobación, pero al igual que con los métodos anteriores debes ser paciente y firme, con el paso del tiempo entenderá cual es su posición.

Nunca lo alimentes con comida de la mesa:

No debes darle nunca comida de la mesa, esto es lo más importante. Si nunca consigue comida de la mesa, independiente de cuanto ruido haga, no tendrá las esperanzas de recibir comida, lo que tarde o temprano llevará a que nuestro perro desista de acercarse a la mesa a pedir alimento. Para que esto pueda ser posible toda la familia y visitas deben estar informadas y comprender el problema que causan en nuestro perro al darle comida de la mesa.

No uses la agresividad:

Existen varias soluciones para erradicar este molesto problema, incluso con tu creatividad podrías establecer otras medidas de igual o mayor eficacia. De cualquier modo el principal punto que debes tener en consideración es mantenerte firme y no permitir esta conducta, aún así nunca reprendas a tu perro de manera agresiva, actúa siempre con el amor por tu mascota adelante.

¿Qué podemos hacer con un perro con esta mala conducta habituada?

  • Buscar un lugar cómodo y relativamente alejado, pero que nuestro perro tenga contacto visual con nosotros y nuestra mesa. En este lugar poner una manta u otro elemento que sea del perro (que usaremos en el aprendizaje) y que busca que el perro descanse allí cuando se lo ordenemos.
  • Cuando estemos en la mesa, como es costumbre, nuestro perro se acercará a pedir comida, debemos tomarlo, llevarlo al lugar elegido en el punto anterior y dejarlo ahí. Esta acción debemos acompañarla con un premio o incentivo, una galleta o una pequeña porción de comida. Esto debemos hacerlo muchas veces, de esa forma, nuestro perro irá comprendiendo que cada vez que llegue a ese lugar y descanse, recibirá un premio. Si se levanta de inmediato y va a la mesa, no debemos darle nada, y si cuando permanece en ese lugar esperando.
premio-perro-galleta
  • Es importante que ha esta acción de llevarlo a su lugar cómodo, la acompañemos con una señal sonora o palabra que debe permanecer ahí. Debemos hacer esta señal cada vez que nuestro perro comienza a acercarse a nuestra mesa.
  • Finalmente debemos ir aumentado el tiempo que permanece en su lugar, tardando el tiempo en que le llevamos el premio (sólo si no se a acercado a nuestra mesa). Esto hará que con el tiempo y constancia nuestro perro aprenda a esperar su turno y su lugar para alimentarse.

Cuanto un perro es cachorro o joven, es más fácil que aprenda, por lo tanto anticipadamente siempre que adquirimos un perro debemos:

  • Jamás alimentarlo con pienso o comida de nuestra mesa.
  • Toda la familia debe comprender la importancia y actuar de la misma forma. (No dar comida de la mesa)
  • Otras ayudas:
    • Alimentar antes o al mismo tiempo que nosotros en un lugar distinto.
    • Premiar su conducta, cuando deja de pedir alimentos, con cariño, alguna golosina o galleta.

Otros artículos relacionados al adiestramiento canino:

POR: Mateo Hernández. Ayudante Veterinario

Ir arriba
error: CONTENIDO © PROTEGIDO CON DERECHOS DE AUTOR